Bitácora de lecturas

Silvina Giaganti

Mi meteorito #1

Forcejeo M.A.I.L. (mensaje a incierto lector) N1 De chica empecé a leer porque me sentía aislada, o tal vez porque quería aislarme de estar aislada. Hoy diría que leer es una manera de justificar querer estar sola. La lectura la vuelve a una distante, remota, porque leer es rendirse al imperio de la exclusividad: no se puede leer más o menos, no se puede leer mientras se hace otra cosa, no se puede leer mientras se presta atención a alguien; leer exige una consagración plena. En una época que nos reclama hacer muchas cosas a la vez, el acto de…
Leer más
Betina González

Tres Guineas #4

Dejé para el último mail sobre Tres guineas el verdadero origen de este texto. Al igual que Un cuarto propio, primero fue una conferencia. Pero a diferencia de ese clásico sobre las mujeres y la literatura, que se publicó un año después de que Woolf lo escribiera, le llevó siete años de trabajo editar Tres guineas. La principal razón es que primero fue una novela, The Pargiters, en la que Virginia trató de alternar capítulos narrativos sobre la vida de una familia patriarcal con capítulos ensayísticos en los que la analizaba. El experimento no funcionó. Woolf tuvo la lucidez suficiente…
Leer más
Betina González

Tres Guineas #3

¿Qué puede hacer “la hija de un hombre educado” para prevenir una Segunda Guerra Mundial? se pregunta Woolf con ironía al intentar responder a ese abogado ficticio que le pide dinero para su causa. Aunque está casada, no es casualidad que adopte el lugar de enunciación de una hija y no de una esposa: tiene en la mira la familia patriarcal como institución y el lugar precario en el que coloca a las jóvenes. Salir del hogar paterno -asfixiante y limitado- significa, sin embargo, entrar en un mundo ajeno, masculino. “Lo privado es político” dirán luego las feministas de los…
Leer más
Betina González

Tres Guineas #2

¿De dónde salió el título para Tres guineas? La guinea era una moneda inglesa equivalente a más o menos una libra de plata. En el año en que Woolf escribió este libro ya no existía más como objeto, pero sí como símbolo: la clase aristocrática inglesa la usaba para cuantificar sus transacciones más preciadas como la compra de caballos de carreras y obras de arte. También las facturas de médicos y especialistas se expresaban en esa moneda inexistente. Si les suena muy esnob es porque a Virginia también le pasaba lo mismo y por eso se apropia de este símbolo,…
Leer más
Betina González

Tres Guineas #1

Es el año 1937 y el fascismo avanza sobre Europa a una velocidad alarmante. La guerra parece inevitable. ¿Qué hacer? Sobre todo, ¿qué pueden hacer las mujeres ante esa amenaza? ¿Sumarse al movimiento pacifista? ¿Apoyar a las tropas cosiendo y zurciendo? La respuesta de Virginia Woolf no sigue ninguna de estas opciones, que conocemos bien por distintas fuentes históricas. Lo que hace se puede entender como un gesto a la vez medido e incendiario: escribe una carta. Hace rato que Woolf viene observando con preocupación cómo el nazismo ha ido quitándole derechos a las mujeres de Alemania y no le…
Leer más
1 2 3 4 23